6 sugerencias para limitar el mal aliento

 

La fuente del mal aliento podría estar en las partículas de comida que se quedan en la boca.

  1. Limpiar los dientes después de comer: cepillarlos es lo mejor; pero cuando es imposible hacerlo, masticar goma sin azúcar o hacer enjuagues bucales durante 30 segundos puede ayudar a erradicar las partículas de comida de la boca.
  1. Usar hilo de dental por lo menos una vez al día: eso retira la comida en descomposición de entre los dientes.
  1. Limpiar el dorso de la lengua: el moco, fruto del goteo nasal posterior, puede descomponerse en el dorso de la lengua; y para retirarlo, se puede usar un raspador lingual o cepillar la lengua.
  1. Beba agua o mastique goma: cuando la boca está seca, no hay suficiente saliva para despejar los restos de comida.
  1. Limpiar a diario las dentaduras postizas: estas albergan a las partículas de comida y a las bacterias.
  1. Restringir los alimentos y las bebidas que causan mal aliento: entre los peores están las cebollas, el ajo, el café y el alcohol.

Lo sabio es acudir al médico cuando las medidas simples no logran mejorar el mal aliento.

La halitosis podría relacionarse con alguna enfermedad, como la periodontitis, un problema de los senos paranasales, la bronquitis crónica o algún problema de la garganta.