9 tips para acudir a el dentista

El Programa Nacional de Salud Bucal estima que al menos 6 de cada 10 niños menores de 6 años presentan caries. Sin embargo, para la prevención de esta enfermedad, además de una adecuada higiene dental, existen programas de controles periódicos para la salud de los dientes temporales hasta que aparezcan los definitivos.

 

La recomendación de los expertos es llevar a los hijos a consulta por primera vez al cumplir un año para comenzar a familiarizarse con la higiene dental. Que en la primera visita no se realice ningún tratamiento es positivo pues ayuda a establecer una relación amable del niño con el odontólogo.

 

A partir de la primera ocasión, es recomendable que el pequeño acuda cada seis meses para familiarizarse con la higiene dental y el cuidado de su boca para prevenir problemas a largo plazo. Para ello te damos estos tips:

 

  1. Antes de acudir a la cita platique con su hijo, explíquele que visitarán al especialista. Para darle confianza, puede jugar con él, siendo usted el paciente y viceversa.

 

  1. Programe la consulta temprano, así evitara que su hijo se predisponga con malas experiencias de otros niños.

 

  1. No le mienta diciéndole que lo llevará a otro lado, esto hará que el piense que se trata de algo malo, pues tienen que engañarlo para que acceda a ir.
  1. No haga comentarios como “no vayas a llorar “o “te va a doler solo un poco”, y evite expresar frente a él sus propios miedos, si sus padres temen al dentista ¿qué me espera a mí? Pensará su hijo.
  1. En la primera visita, el experto recabará los datos generales del niño, información acerca de alergias y antecedentes de enfermedades que pudieran tener repercusión en la boca.
  1. Es probable que durante la cita su hijo llore, sin embargo lo mejor es permanecer en la sala de espera y dejar que el profesional maneje la situación.
  1. Para que el niño no se sienta abandonado, la madre puede dejar alguna prenda a la vista del pequeño para demostrar que esta fuera esperándolo.
  1. Recompense a su hijo si tuvo un buen comportamiento. En caso de no ser así no lo regañe, ya que el niño relacionará las visitas con castigos.
  1. En visitas sucesivas los padres no deben pasar al área del sillón para que el odontólogo pueda establecer una relación directa con el niño, lo que va a facilitar las respuestas del menor en la consulta.

Visitando al odontólogo regularmente y con hábitos de limpieza dental desde pequeños, ayudará a formar personas con hermosas sonrisas y seguros de sí mismos.