Bulimia Y Sus Efectos Sobre Tus Dientes

El sobrepeso es una de las epidemias del siglo XXI. Al mismo tiempo la presión social por tener una figura esbelta es muy fuerte y crea culpas en muchas personas.

 

Lo paradójico es que algunas de ellas, principalmente mujeres, sin pensar más de lo razonable (y a veces hasta menos) también sienten que deben comer menos o eliminar lo comido por medio del vómito induciéndolo voluntariamente.

 

A la supresión del apetito se le conoce como anorexia y al volver el estómago después de haber comido se le llama bulimia. Ambas situaciones son psicológicas y son trastornos de la alimentación.

 

El vómito frecuente que las personas que padecen bulimia o anorexia nerviosa tratan de eliminar lo que creen que han comido en exceso causa trastornos dentales que requieren cuidado profesional permanente. El ácido que contiene el estómago es muy fuerte y ablanda el esmalte de los dientes, causando erosión.

 

Una señal de esa disminución del esmalte es la aparición a la sensibilidad al frío o al calor y cambios sutiles en la forma de los bordes de los dientes.

 

También puede haber resequedad en la boca por disminución del flujo salival. Los carrillos, el paladar y la garganta pueden verse enrojecidos, glandulas salivales agrandadas, la garganta irritada y las superficies dentales de la parte lingual con desgastes severos debido al ácido gástrico que toca las superficies al pasar el vómito.

 

Las precauciones para defender sus dientes son las siguientes:

 

-Enjuagarse la boca, justo después del vómito, con bicarbonato de sodio (una cucharadita en medio vaso con agua).

 

-Un rato después, cepillarse los dientes, cuantas veces sea necesario, con una pasta dental que contenga fluoruro.

 

-Después del cepillado usar un enjuague que contenga flúor.

 

-Usar todos los días hilo dental.

 

-Considerar la restauración de los dientes con resinas o coronas.

 

-Acudir con su dentista cuando menos cada 6 meses.

 

-La afectación de los dientes es un problema secundario que no se solucionará del todo si no se atiende el problema de la bulimia en primer lugar.

 

Es muy conveniente que los familiares cercanos a la persona afectada sean de gran apoyo para poder salir adelante de este grave problema que aqueja cada vez más.