Cinco remedios caseros para acabar con las molestas aftas

Las llagas en la boca – también conocidas como aftas – son típicas lesiones que afectan a un 80% de la población y pueden ser causadas por varios factores tales como el estrés, deficiencia vitamínica, problemas dentales y estomacales. Su aparición es predominante en la zona interior de los labios, mejillas, o  lengua. Aunque no sean contagiosas y por lo general no traen complicaciones, estas llagas son bastante dolorosas.

Las aftas generalmente desaparecen solas. Sin embargo,  si desea acelerar el proceso y aliviar el dolor, los remedios naturales y procedimientos caseros son soluciones efectivas y sencillas. Aquí le enseñamos cinco métodos para curar las aftas de la boca naturalmente.

1 – Un tratamiento natural muy eficaz es hacer un enjuague bucal dos veces al día con una mezcla de medio vaso de vinagre de sidra o manzana con medio vaso de agua tibia hasta que las llagas desaparezcan.

2 – Para curar las ulceras bucales, se recomienda calentar un poco de jugo de limón con azúcar. Después de que se enfríe, humedecer un algodón con ese líquido y frotarlo sobre la llaga.

3 – Otro tip casero para quitar las aftas es poner un poco de mostaza sobre la llaga. Aunque pueda arder la herida, ese condimento es muy efectivo contra la molestia.

4 – Se puede crear una pasta espesa con bicarbonato y unas pocas gotas de agua y aplicarla (una pequeña cantidad) directamente sobre la llaga por 1 o 2 minutos. Es importante mantener el área alejada de los dientes y las encías, y no se debe comer durante unos 10 minutos después de la aplicación.

5 – Consumir bastante limón, cebolla y ajo. Una idea es preparar una ensalada con estos ingredientes. Los alimentos frescos son muy recomendados en caso de aftas.

Cuando la lesión es grande y el dolor es severo, hay sangrado y la irritación le impide comer, lo ideal es buscar la opinión de un dentista. Un especialista podrá recomendarle enjuagues bucales que contengan antibióticos, cremas tópicas y medicamentos específicos para aminorar la inflamación.