Cómo sacarles el biberón a los bebés para prevenir la caries

 Foto: Shutterstock
 Al tomar bebidas dulces en botellas, el niño se torna más propenso a desarrollar caries

El biberón es un recurso muy común utilizado por los padres para calmar el niño en los primeros meses de vida. Si bien puede ser práctico, es uno de los principales culpables de la incidencia de la caries y puede convertirse en un gran problema cuando llega el momento de cambiarlo por un vaso.

Para Rosana Fátima Possobon, coordinadora del CEPAE (Centro de Investigación y Atención Dental para Pacientes Especiales) de la Unicamp, en Brasil, lo ideal sería no utilizar nunca el biberón durante la infancia.

“Lo correcto es amamantar al niño exclusivamente con leche materna hasta por lo menos los primeros seis meses de vida. A partir de entonces, es importante introducir adecuadamente otros alimentos”, aconseja la experta.

Al tomar bebidas dulces en botellas, como la leche con azúcar, chocolate e incluso jugos artificiales, el niño se torna más propenso a desarrollar caries (también conocida como caries del biberón). Lo que agrava la situación es cuando el pequeño se duerme con el biberón sin que la mamá le desinfecte la boca.

El uso del biberón también está asociado con el destete precoz, el cambio en el arco dental y los músculos de la cara y la lengua y la ingesta inadecuada de nutrientes. “El uso prolongado puede alterar el funcionamiento de los músculos de la boca y poner en peligro algunas funciones como la deglución, habla y la respiración, así como la simetría de la cara”, concluye la experta.