Conozca el tratamiento que puede salvar tu sonrisa

La causa más frecuente de la infección y consecuente inflamación y necrosis de la pulpa es la existencia de caries

Pocos saben, pero la endodoncia, también llamada tratamiento de conducto, sirve para conservar las piezas dentales sin necesidad de recurrir a la extracción, y es el último recurso para conservar aquellos dientes que tienen alguna afección en el nervio dental y su periferia. Ese tipo de tratamiento se realiza especialmente cuando el nervio y los vasos del interior del diente están lesionados o infectados. Para esto, se limpian los conductos del diente y, luego, se aplican líquidos desinfectantes en el interior del diente, para dejarlo limpio y sin infección.

¿Por qué podría necesitar un tratamiento de endodoncia?

A veces, la pulpa dentaria – que es el tejido blando dentro del cual se encuentran los nervios, los vasos sanguíneos y el tejido conectivo – puede sufrir lesiones o infecciones. Eso se debe normalmente a la formación de caries profundas, fracturas u otras enfermedades bucales.  Cuando eso ocurre, es necesario tratar la afección lo antes posible, para no dañar la mandíbula.  Antes era necesario remover la pieza dental para realizar el tratamiento, pero hoy se puede hacerlo sin remover el diente, por medio de la endodoncia.

¿Cómo sé si soy un candidato al tratamiento de conducto?

Cuándo la pulpa dental está dañada, algunos síntomas suelen aparecer. Entre ellos, los más comunes son dolor, sensibilidad prolongada al calor o al frío, decoloración del diente, además de inflamación y sensibilidad en las encías adyacentes. En estos casos, consulta un dentista para evaluar si es necesario el tratamiento.

¿Cómo es el tratamiento?

El tratamiento consiste en varios pasos que se realizan durante algunas visitas sucesivas al dentista. Inicialmente, el experto hace una perforación en la pieza dental para retirar la pulpa enferma. A seguir, se limpia el interior del diente para rellenarlo con un material sintético. En la siguiente visita, se retira el material temporario y se procede a restaurar, en forma permanente, la cámara pulpar y el conducto radicular. El próximo paso consiste en insertar un material cónico de goma en cada uno de los conductos y sellarlo en el lugar con cemento. El paso final es colocar una corona sobre el diente para devolverle su forma y aspecto natural.

¿Cuánto tiempo dura un diente arreglado?

Una vez reparado, el diente puede permanecer sano durante toda la vida, en tanto este cuide de sus dientes y encías. Sin embargo, es necesario someterse a controles con regularidad.

¿Debe el diente recibir algún cuidado especial tras el tratamiento?

No se debe morder con el diente tratado hasta su plena restauración, pues podría fracturarse. Además, mantener una buena higiene bucal a lo largo de toda la vida conserva los dientes blancos y las encías sanas