Cosas que hace un dentista y que ni te imaginabas

Para mantener una sonrisa saludable se recomienda acudir al dentista al menos dos veces al año. Pero se equivocan los que piensan que, durante las consultas, el experto se limita a tan sólo analizar los dientes. Hay muchas cosas que suceden en la silla del dentista que ni te imaginas. Te contamos algunos secretos. ¿Estás listo?

El dentista está capacitado para detectar el mal aliento de un paciente apenas éste abre la boca

Foto: Fuse / ThinkStock

Examen de las encías
Las encías, junto con los huesos, ayudan a mantener firmes los dientes en la boca. Si están inflamadas, los profesionales se ven obligados a tomar medidas para revertir la situación. “Se pueden detectar encías infladas por el sangrado, si están rojas, hinchadas o sensibles. Cuando no se tratan, la inflamación podría conllevar a la pérdida de las piezas dentales”, explica el dentista Joao Flavio Souza Lessa.
Análisis de los tejidos internos
Un problema común que se encuentra en la mucosa oral son las aftas, lesiones que merecen una especial atención. “Los alimentos ácidos y el estrés pueden desencadenar la aparición de esas heridas, que en pocos días desaparecen. Sin embargo, las llagas que no se curan en dos semanas deben ser examinadas por un profesional. Las lesiones de cáncer oral pueden empezar como una pequeña úlcera indolora “, dice Sibele Sarti Penha, profesor del sector de Urgencia Odontológica de la Facultad de Odontología de la Universidad de San Pablo, en Brasil.
Check-up de la lengua
La salud de la lengua señala muchas enfermedades en el cuerpo. “Una lengua saludable debe ser de color rosa, con una superficie lisa y homogénea. Cualquier cambio de color, forma o tamaño puede ser un indicativo de enfermedad, desde una anemia, falta de vitaminas, hasta un cáncer o SIDA”, dice Dr. Lessa.
Test de oclusión
El ajuste entre la mandíbula y el maxilar se debe analizar en la consulta odontológica. “Los problemas de oclusión (mordida) pueden pasar inadvertidos por los padres, pero un profesional experto sabrá cómo identificar este problema en la primera cita”, dice el experto.
Prueba de saliva
También es una función del dentista analizar el volumen, la viscosidad y la densidad de la saliva. Sin embargo, según un estudio de la Universidad de Brasilia, sólo el 7% de los dentistas lo hacen. “El bajo flujo salival causa mal aliento, facilita la aparición de infecciones en las encías y puede causar amigdalitis, faringitis, esofagitis e incluso úlcera”, dice el experto.
¿Dolor de garganta?
El dolor de garganta favorece desencadenar problemas orales, y por eso también forma parte del análisis del dentista. “La sequedad de la mucosa oral y la inflamación de las amígdalas son factores que pueden estar interconectados con la respiración bucal. Más que el cambio de la respiración, las infecciones de amígdalas ocasionan problemas en el desarrollo del arco dental y de los músculos faciales “, dice el experto.
Examen de la cara
“La observación de la cara de una persona revela si hay problemas en el desarrollo de la mandíbula y en los músculos de la cara o algún tipo de maloclusión. Algunos de estos problemas cambian tanto la forma de la cara de una persona que en algunos casos le sugerimos un procedimiento quirúrgico”, señala el Dr. Lessa.
Atención a los ruidos
Los dentistas también examinan las articulaciones que conectan el cráneo con la mandíbula. “Analizamos si hay ruidos cuando el paciente abre y cierra la boca. Las personas que sufren de disfunción de la articulación temporomandibular a menudo se quejan de dolor de oídos, cabeza y dientes “, explica el experto.
Evaluación de los aparatos bucales
Si el paciente usa frenillos, el profesional debe analizar si el aparato presenta algún problema. “Incluso cuando la ortodoncia no es la especialidad de ese profesional, seguramente el experto debe analizar si las piezas están en su lugar, si hay alguna lesión más grave en la boca y si el paciente está limpiando bien la boca”.
Percepción del mal aliento
El dentista está capacitado para detectar el mal aliento de un paciente apenas éste abre la boca. “Al identificar el problema, el dentista puede hacer una evaluación minuciosa de la higiene bucal, analizar la presencia de placa, sarro y, si es necesario, indicar algún tratamiento”, resume el Dr. Lessa.