¿Cuándo llevar al niño por primera vez al dentista?

Los primeros dientes del niño, o sea sus dientes de leche, son de vital importancia. Siendo fuertes y saludables, ayudarán a su niño a nutrirse, aprender a hablar con mayor facilidad y a mejorar su aspecto.

Es importante controlar a un niño desde que erupcionan sus primeros dientes

La salud general de su hijo puede alterarse si sus dientes temporales sufren caries, fracturas, si los pierde antes de la edad adecuada, o si cambian de posición ocasionando deformidades

Hace años, lo que recomendaban los pediatras era hacer la primera revisión dental cuando la dentadura de leche, compuesta por 20 dientes, estuviera completa, es decir, alrededor de los 3 años. Sin embargo, la presencia de caries en los preescolares y la aparición de otros problemas asociados a la primera dentición en niños menores de 3 años han forzado a los especialistas a cambiar esa recomendación a los 12 meses, en función de establecer medidas preventivas. Tras la primera revisión, el control se debe realizar – si todo va bien – una vez al año.

¿Y qué ocurre en la primera visita al odontólogo?
Casi todos los equipos dentales que asustan a los adultos no son usados con los niños. Por eso, es fundamental explicar al pequeño que la visita al dentista no es una experiencia dolorosa, sino tranquila y agradable.

Durante la consulta, el profesional le hará al niño una revisión de los dientes y encías, verá si hay caries del biberón, evaluará posibles problemas, como la mordida cruzada, abierta o alteraciones de crecimiento; y, seguramente, iniciará un historial sobre los antecedentes médicos y dentales del pequeño. Ese es el momento de corregir a tiempo los malos hábitos e introducir desde temprano buenos hábitos de limpieza.

La principal diferencia entre la odontología habitual y la odontopediatría es la utilización de los distintos tratamientos. Puesto que los niños tienen dientes temporales (de leche), las lesiones ocurridas en este tipo de dentición pueden ser tratadas de una manera mucho más agresiva, para así asegurar un tratamiento efectivo.

Además, en el peor de los casos, cabe la seguridad de que no repercutirá en la sucesora dentición permanente. El odontopediatra, u odontólogo infantil, ofrece cuidados preventivos y curativos desde a bebés hasta a adolescentes.

Visitar al odontólogo en la primera infancia es clave para la salud bucal del niño para el resto su vida, así que es pertinente buscar al dentista infantil indicado y no esperar más para llevar a los pequeños a su primera consulta.