CUIDADO BUCAL DURANTE EL EMBARAZO

La mayoría de las mujeres nota cambios en sus encías durante el embarazo; los signos más comunes son las encías que se ven más rojizas y sangran durante el cepillado de dientes. Algunas mujeres también experimentan inflamaciones severas y sangrado de las encías. Todos estos cambios se conocen como “gingivitis del embarazo”, y pueden comenzar tan pronto como el segundo mes de embarazo. La condición tiende alcanzar el pico alrededor del octavo mes, y a menudo disminuye después de que nazca el bebé.

La condición ocurre más frecuentemente durante el embarazo porque el aumento del nivel de hormonas, estrógenos y progesterona, exageran la forma en la que las encías reaccionan a los irritantes en la placa. Sin embargo, sigue siendo la placa, y no las hormonas, la principal causa de la gingivitis. Es más común en el frente de la boca. Durante el embarazo, el nivel de progesterona en su cuerpo puede ser 10 veces superior a la normal. Esto puede favorecer el crecimiento de ciertas bacterias que causan gingivitis. Su sistema inmunológico también puede funcionan de forma diferente durante el embarazo. Esto podría cambiar la forma en la que su cuerpo reacciona a las bacterias que causan gingivitis.

Para minimizar los efectos de la gingivitis del embarazo, practique una buena higiene oral: Cepíllese los dientes dos veces al día, durante al menos dos minutos cada vez. Use hilo dental todos los días. Usar un enjuague bucal antimicrobiano también puede ayudarle a controlar la inflamación de las encías y la placa dental.
No importa qué síntomas tenga durante el embarazo, siempre debe cuidar de sus dientes con buenos hábitos que incluyen el uso regular del hilo dental y cepillado para asegurarse de que mantiene sanos dientes y encías durante el embarazo.

Aquí están algunos consejos para ayudar durante la etapa prenatal:

Visite a su dentista para una revisión
Realice una limpieza y revisión de sus dientes. Asegúrese de hacer cualquier procedimiento dental necesario. Los gérmenes que causan las caries pueden transmitirse a su bebé después de nacer.

Cepíllese los dientes dos veces al día
Cepíllese por lo menos dos veces al día durante dos minutos con crema dental con flúor. Use un cepillo de dientes de cerdas suaves y asegúrese de pasar las cerdas del cepillo por donde los dientes y las encías se juntan con el fin de eliminar la placa dental y los restos de alimentos. Aquí es donde comienzan las enfermedades periodontales y se desarrolla la placa.

Use hilo dental diariamente
Use hilo dental diariamente para limpiar entre los dientes, donde un cepillo de dientes no puede alcanzar, y por debajo de la línea de las encías.

Limite los alimentos dulces o altos en calorías
Los refrigerios dulces o con muchas calorías pueden causar “ataques ácidos” en sus dientes. Beba menos bebidas azucaradas y coma menos dulces. Los refrescos y los dulces pueden causar caries, así que trate de comer más frutas y verduras.

Coma alimentos ricos en calcio
Usted necesita calcio para los huesos y dientes de su bebé. El calcio puede encontrarse en la leche, queso, frijoles secos y vegetales de hojas verdes

Evite la sequedad bucal
Asegúrese de beber mucha agua para hidratarse durante el embarazo. Chupar trozos de hielo puede hidratar la boca y como bonus, puede aliviar náuseas del embarazo.