Efecto de las bebidas energéticas en el esmalte dental

 

 

Las bebidas isotónicas garantizan la reposición del agua y las sales minerales que se han perdido durante la práctica de ejercicio. Algunas, además, contienen ácido cítrico, un aditivo capaz de producir hipersensibilidad dental e incluso caries, según un estudio realizado en la Universidad de Nueva York.

 

Según los expertos, todos los ácidos atacan al esmalte. Primero lo desmineralizan y cuando lo desgastan completamente, dejando al descubierto la dentina. En América, “los niños y los adultos las toman con mucha frecuencia y se ha observado, además, un aumento de los problemas gingivales derivados en los más jóvenes”, señalan los autores de la investigación. Por esta razón, decidieron analizar las cinco marcas de bebidas isotónicas más populares en EEUU (Gatorade, Powerade, Propel Water, Vitamin Water y SoBe Life Water), para determinar su pH (cuanto más bajo es, más ácido resulta el producto) y su potencial para dañar el esmalte dental.

 

Para ello, los investigadores compararon dos grupos de cinco dientes de vaca, cuya superficie es muy parecida a la de los humanos.Parte de la muestra se introdujo en bebida isotónica y el resto en agua entre 75 y 90 minutos. Así, concluyeron que el desgaste y el consiguiente debilitamiento de las piezas dentales era sustancialmente mayor cuando se exponían a este tipo de productos.

 

En cuanto a los resultados obtenidos después de medir el pH de las distintas bebidas, el doctor García Álvarez comenta: “Me sorprende que las cinco bebidas analizadas tienen un pH bajísimo, entre 2,82 y 3,41. Son productos mucho más ácidos que un limón”. Y añade: “Tomar continuamente bebidas con un pH tan bajo deteriora de forma importante los dientes”.

 

La saliva ayuda a neutralizar la acidez

 

Son muchos los alimentos que contienen ácido cítrico, por ejemplo, los zumos, sin embargo, su ingestión no conlleva ningún riesgo. “Si la cantidad ingerida de este ácido es normal, la saliva neutraliza rápidamente esta acidez de forma natural.”

 

El problema se presenta cuando a este mecanismo le resulta imposible combatir la acidez provocada. Es cuando comienza a desgastarse el esmalte dental. Durante los primeros estadios, sí se puede frenar este proceso, con el uso de pastas fluoradas o enjuagues, indica el odontólogo.

 

Los autores de este trabajo recomiendan que, para prevenir el desgaste del diente, hay que consumir moderadamente las bebidas isotónicas y esperar, al menos, 30 minutos antes de lavarse los dientes, ya que el dentífrico habitual tiene propiedades que potencian el efecto de los ácidos”. Durante este tiempo, el esmalte dañado se recuperará gracias a la actuación de la saliva.