El virus del papiloma humano también puede infectar la boca

 

 

El virus papiloma humano o VPH es un virus muy frecuente que tiene especial atracción por la piel y las mucosas (llamado epiteliotrópico). En los últimos años muchas investigaciones se han desarrollado en relación a la capacidad del VPH de producir lesiones malignas, especialmente en cuello uterino. Pero no todos los tipos de VPH son capaces de inducir cáncer.

Existen más de 100 tipos de VPH, dependiendo de su composición, y no todos producen cáncer. Algunos tipos de VPH son los causantes de las verrugas en los labios o en la piel y de otras enfermedades que afectan la boca que no necesariamente están relacionadas con cáncer.

El VPH puede trasmitirse por contacto directo lo cual incluye el contacto oro-genital, donde el virus consigue una vía de entrada por la piel o las mucosas para infectar las células. Una vez dentro de la células se une al ADN de nuestro cuerpo y produce lesiones neoplásicas que pueden ser benignas o en algunos casos malignas.

La asociación del VPH con el cáncer de cuello uterino se ha establecido claramente y por ello hace varios años se ha investigado si también se relaciona con cáncer de boca. Lamentablemente, muchas investigaciones sugieren que el VPH pudiera ser también la causa de cáncer en la cavidad bucal. Sin embargo, no es el único factor de riesgo de cáncer de boca pues sigue siendo el tabaquismo el mayor agente asociado a malignidad en la mucosa bucal.

El tratamiento de las lesiones bucales producidas por VPH es la eliminación quirúrgica, que se recomienda sea de forma convencional, sin embargo puede usarse también eliminación con láser. El estudio histopatológico de la biopsia es indispensable para determinar el diagnóstico de la enfermedad. Aunque el virus no puede ser detectado bajo microscopía óptica, ciertas características histológicas permiten realizar fácilmente el diagnóstico de la enfermedad, y además gracias a los avances de la biología en el área molecular, se logra detectar el VPH con mucha asertividad en los tejidos con técnicas que ya son casi de rutina.