Evita el mal aliento cuidando la alimentación

La halitosis es un problema desagradable, pero que tiene tratamiento. La única dificultad es identificar su causa, ya que hay más de 60 razones que pueden conllevar la mal olor en la respiración. Por otro lado, es cierto que el 90% de estas causas se originan en la boca, y en muchos casos es la dieta incorrecta la principal responsable.

Conozca algunos hábitos que se debe evitar para combatir el mal alientos

Comer despacio es un ejercicio para las glándulas salivares

1-  Evite las dietas altas en proteínas: Los alimentos tales como la carne, la leche y los huevos pueden funcionar para algunos tipos de dietas, pero sin duda son grandes enemigos de la respiración. Esto se debe a que las bacterias responsables por la halitosis son las proteolíticas, es decir, ellas “comen” las proteínas y el resultado de este proceso es la liberación de moléculas de azufre que causan el mal aliento. No es necesario eliminar estos alimentos de las comidas, pero es importante equilibrar la dieta.

2- Evite las frutas y verduras ricas en sacarosa: Todo el mundo sabe que la sacarosa (edulcorante) en exceso es mala para los dientes. Pero lo que muchos no saben es que algunos alimentos sanos y que están presentes en muchas de las dietas tienen alto contenido de azúcar, como el mango, la remolacha, melocotón, nectarina, guisantes y maíz. Este exceso de sacarosa activa las bacterias que causan la caries. En dientes con caries se acumulan los residuos que contribuyen con la halitosis.

3- Evite los alimentos ácidos: Los alimentos muy ácidos causan la descamación de la mucosa oralEste proceso puede formar una placa blanquecina en la superficie de la lengua, lo que es una de las causas más frecuentes de la halitosis. La leche de soya, frijol negro, atún, pollo,  aceitunas y aceite de oliva son algunos alimentos considerados muy ácidos. Los refrescos y bebidas alcohólicas también están en esta lista.

4- Cambia las frutas demasiado dulces por las cítricas: Las frutas cítricas como la cereza, naranja lima (menos ácido), limón y fresa estimulan la salivación, lo cual a su vez promueve la limpieza de la boca y tiene acción antimicrobiana.

5- No comer de prisa: Comer despacio es un ejercicio para las glándulas salivares. Con el estímulo, ellas mantienen los patrones y la cantidad de la saliva. Además, la masticación debe ser lenta para que la saliva empieze el proceso de la digestión.

6- La canela, la menta y el jengibre sólo enmascarar el mal aliento:Estos alimentos enmascaran el mal aliento por un momento y lo combaten. Además, mascarar la halitosis puede ser peligroso, ya que ella muchas veces puede ser una señal de que algo está en desorden en el cuerpo.

Aunque saludable, estos alimentos pueden dañar la respiración, ya que son ricos en azufre, que emana mal olor en la boca. Lo mismo sucede con los villanos famosos, como la cebolla y el ajo. Lo ideal sería que redoblar la atención a la higiene bucal después de consumir estos alimentos.