Expertos advierten que el vino mancha la dentadura

Tomar agua junto con el vino es una buena tip para que la salud oral no sea afectada

Si todos les encanta una taza de vino, es especial durante una cena. Pero la ingestión de esta bebida requiere algunos cuidados, incluso cuando se trata de la salud oral. Eso es porque el vino tiene en su composición pigmentos que son altamente perjudiciales para el esmalte dental.

“Los vinos tintos tienen una acidez que contribuye con la desmineralización de los dientes y permite la adhesión de los pigmentos naturales de la bebida (como los taninos) con más facilidad”, explica la nutricionista Dayany Araújo Farias, coordinadora del Hospital de Nueve de Julio, en Brasil.

Para el cirujano-dentista Anthony Solomon Braz, el alcohol presente en el vino es otro problema de la bebida que puede perjudicar la sonrisa

“El alcohol y la acidez del vino pueden disminuir la cantidad de saliva (hasta un 30%), lo que dificulta el proceso de limpieza de la boca y en algunos casos causan sensibilidad dental”, dice.

Según Dayany, tomar agua junto con el vino es una buena tip para que la salud oral no sea afectada. “El agua que se ingiere con el vino disminuye la acidez responsable por facilitar la adhesión de la pigmentación en los dientes, así como cumple el papel de la hidratación de la mucosa de la boca, ayudando en la eliminación de residuos de alimentos”, afirma.

Otro consejo simple y fácil es mantener siempre una buena higiene oral. “Si ya tiene el hábito de cepillarse los dientes tres veces al día y usar hilo dental no hay mucho de qué preocuparse. Cuando los dientes están limpios se quedan con sus superficies lisas, lo que dificulta la adhesión de los pigmentos del vino “, finaliza Anthony