Los refrescos dañan tanto los dientes como las drogas

Puede que no seas un drogadicto, pero si abusas de los refrescos es posible que acabes teniendo una dentadura similar. Al menos, esto es lo que sugiere un reciente estudio. Al afirmar que, en dosis altas, los refrescos pueden dañar tanto los dientes como consumir cocaína o metanfetamina. Al parecer los efectos nocivos para los dientes pueden aparecer con todas las versiones de refrescos, ya sean azucarados o dietéticos, pero en especial en aquellos de sabor a cola.

 

La investigación, con un número de participantes algo pobre, se encargó de observar a un adicto a la metanfetamina, a un adicto a la cocaína, y a un sujeto que bebía 2 litros al día de refresco dietético durante más de 2 años. Si bien ninguno de los participantes visitaba de forma regular al dentista, los daños que se produjeron en los dientes de los 3 participantes fueron muy similares y de la misma gravedad: erosión, decoloración y cierta destrucción dental.

 

Y es que, aunque los refrescos que tomaba el sujeto que bebía alrededor de 2 litros al día no contenían azúcar (uno de los principales componentes cariogénicos de nuestra alimentación) sí contienen otros componentes como ácido cítrico, un componente con una gran facilidad para erosionar nuestro esmalte dental y crear un clima óptimo para que las bacterias prosperen.

 

Si bien es cierto que el consumo de 2 litros de refrescos al día es exagerado y no responde a lo que la población suele tomar, este estudio sí sirve como toque de atención para todos aquellos que abusen de los refrescos. Y es que, la ingesta diaria continua de un sólo refresco, a la larga va afectando e igualmente es capaz de causar caries y erosión dental, pese a que se tenga una correcta higiene bucal,