Ocho consejos para cuidar de las prótesis dentales

La prótesis dental removible o dentadura postiza es un tratamiento para reponer dientes ausentes y las estructuras óseas que se van atrofiando a lo largo del tiempo tras la pérdida o daño de los dientes naturales.

Esto consiste en que mediante aparatos bucales portadores de dientes artificiales, que se pueden y deben extraer de la boca (para facilitar la limpieza de ésta) se mejore la masticación, la estética y el habla y así disfrutar de su vida normalmente.

Aunque son una solución para la sonrisa de las personas mayores, ellas deben tener en cuenta que en las prótesis  también se adhieren bacterias, formando placa bacteriana (biofilm oral) y produciendo irritación de las encías.

Al ser un aparato que se lleva por periodos prolongados, debe existir una buena educación frente a su cuidado y limpieza diaria, para evitar consecuencias mayores. Por ello, es de suma importancia que las personas con prótesis dentales cumplan con procedimientos regulares de higiene bucal.

Los hábitos de higiene oral que debe llevar la persona con prótesis dentales re-movibles son:

– Lavar y masajear la mucosa cubierta por la prótesis dos veces al día, usando un cepillo dental con filamentos muy suaves

– Eliminar diaria y cuidadosamente la placa bacteriana de la cavidad oral y las dentaduras para reducir el riesgo de inflamación de la mucosa oral.

– Es importante usar comprimidos limpiadores diariamente porque remueven el biofilm oral. Ellos combaten el 99,9% de las bacterias y hongos de la prótesis y limpian la dentadura postiza sin dañarla. Además, eliminan las tinciones procedentes del té, café o tabaco.

– Limpiar el dorso de la lengua con un limpiador lingual.

– Cuando las dentaduras postizas no estén en la cavidad oral, deben permanecer sumergidas en agua después de la limpieza para evitar que se deformen.

– Se recomienda acudir anualmente a la consulta del dentista para el óptimo mantenimiento de la prótesis y para evaluar las posibles lesiones orales, así como la salud oral.

– No se recomienda llevar la prótesis 24 horas al día, para así minimizar el riesgo de inflamación de la mucosa oral.

– Si para alcanzar el mismo nivel de retención de la prótesis se necesita cada vez más cantidad de adhesivo, es necesario acudir a la consulta del dentista para que evalúe el ajuste y la estabilidad de la prótesis.