Por qué irse a la cama sin lavarse los dientes es peor de lo que crees

Lavarse los dientes no sólo es importante para tener el aliento fresco. Si te saltas una sesión, estás facilitando el crecimiento de bacterias en forma de placa, lo cual puede provocar caries y la enfermedad de las encías.

 

Por suerte, al lavarte los dientes “remueves las bacterias para que no se queden ahí”, afirma, porque, si no, te dañarían la dentadura. Además, cuanto más se quede la placa en una zona, más probabilidades tienen de convertirse en sarro, “ese material duro y amarillo que a veces notas entre los dientes”, que puede provocar inflamación y sangrado en las encías, explica. Si no tratas este problema, te arriesgas a perder los dientes.

 

Aunque no se sabe exactamente cuándo puede empezar la placa a ser peligrosa, “una caries se puede formar con sólo una vez que no te laves los dientes”,  ya que las probabilidades aumentan si tus olvidos son más frecuentes de lo que te gustaría admitir.

 

La rutina de dos veces al día no es ninguna broma, y es preferible hacerlo con pasta fluorada y un cepillo de cerdas suaves. Cada cepillado debería durar unos dos minutos y cubrir toda la superficie de los dientes, no sólo las partes que se ven al sonreír, asegura. Los expertos también recomiendan usar hilo dental una vez al día y visitar al dentista de forma regular para que se ocupe del resto, como por ejemplo, el sarro, que sólo puede limpiar un profesional.

 

Tampoco hay que engañarse: los chicles, los caramelos y el enjuague bucal no son sustitutos del cepillado. Los tres pueden aportarte frescor en la boca, pero “el cepillo y el hilo dental son los únicos capaces de quitar físicamente la placa”.