Qué tan malo es el estrés para la salud bucal

El estrés puede provocar un mayor riesgo de gingivitis y sangrado de encías.

La tensión diaria, es común entre la mayoría de las personas, ya que no resulta una tarea sencilla conciliar el trabajo, la familia, los amigos y todas las tareas que tenemos pendientes. Se sabe que una cierta dosis de estrés es normal, ya que es una reacción corporal, y también que, en exceso, puede generar efectos muy molestos, como trastornos del sueño, problemas digestivos, afecciones cardíacas y hasta depresión y ansiedad, pero lo que muchos no saben es que el estrés también produce efectos negativos sobre la salud bucal.

Acá te mostramos algunos síntomas comunes de la acción del estrés en la boca:

Aftas: Las heridas surgen a raíz de las bajas defensas y demoran de entre uno y diez días para curarse. Estas incómodas y pequeñas úlceras no son contagiosas pero resultan muy molestas.

Bruxismo: Rechinar y apretar de los dientes de forma inconsciente es uno de los síntomas más comunes cuando uno se siente estresado, tanto mientras dormimos como al estar despiertos. El bruxismo provoca dolor en los músculos de la masticación y desgasta los dientes prematuramente.

Boca seca: El estrés puede afectar el nivel de salivación, produciendo la formación de caries más agresivas.

Herpes labial: Los molestos herpes producen picazón y ardor, son contagiosos y se curan naturalmente entre los 10 o 14 días, aunque existen fármacos antivirales que pueden acelerar el proceso y mitigar los síntomas.

Enfermedad de las encías: El estrés puede provocar un aumento de la placa y un mayor riesgo de gingivitis y sangrado de encías.