Verdades y mentiras sobre el blanqueamiento dental

Los dientes pueden ser unos de los elementos más atractivos del rostro y a menudo muchos desean lucir una sonrisa tan blanca como las que aparecen en los anuncios de pastas dentífricas. Para ello hay una amplia gama de productos disponibles en el mercado y un sinfín de tratamientos estéticos. El blanqueamiento dental es, sin duda, uno de los procedimientos más reclamados en los consultorios.

El blanqueamiento dental e uno de los procedimientos más reclamados en los consultorios.
El blanqueamiento dental e uno de los procedimientos más reclamados en los consultorios.

Foto: PIKSEL / ThinkStock

Aunque muchos dentistas y expertos afirmen de que se trata de un proceso sencillo y rápido, la verdad es que el blanqueamiento puede ser complejo y de hecho está plagado de muchos conceptos falsos que podrían llevar el paciente en la dirección equivocada.

Antes de someterse a un tratamiento para blanqueo o comprar productos milagrosos, el paciente debe informarse sobre algunos mitos en torno al tema. Si no es ejecutado de la manera correcta, el blanqueamiento sí podría acarrear serios problemas para las piezas dentales.

¿El blanqueamiento dental no tiene efectos secundarios?

Aunque este procedimiento es relativamente seguro, hay que tener en cuenta algunos factores importantes. La mayoría de los productos actualmente disponibles en el mercado son seguros para usar. Sin embargo, algunos geles blanqueadores y kits provocan sensibilidad dental, irritación de encías y erosión del esmalte.

¿Los resultados del blanqueamiento duran para siempre?

No necesariamente. Los resultados de los tratamientos en el dentista son duraderos, pero lentamente los dientes se mancharán otra vez. Además, los resultados que obtiene de los productos de blanqueamiento de dientes sólo podrán durar de seis meses hasta un año. Por eso es fundamental mantener una buena higiene bucal para conservar los dientes siempre saludables.

¿Las pastas dentífricas blanqueadoras son efectivas?

Ellas pueden blanquear los dientes porque contienen abrasivos suaves que friegan las manchas superficiales de los dientes. Algunas contienen agentes químicos pulidores que hacen que los dientes sean más brillantes. Sin embargo, estos resultados no son para siempre.

¿El tratamiento puede dañar los nervios de los dientes?

Si el paciente frecuenta un dentista cualificado que utiliza los químicos correctamente, el tratamiento no causará problemas. Sin embargo, hay normas vigentes que garantizan que la cantidad de químicos utilizados durante el blanqueamiento sea leve lo suficiente como para no causar daño a las piezas dentales, por lo que podría tardar dos o tres tratamientos antes de que los dientes se tornen completamente blancos.

¿El blanqueamiento dental no tiene efectos secundarios?

Aunque este procedimiento es relativamente seguro, hay que tener en cuenta algunos factores importantes. La mayoría de los productos actualmente disponibles en el mercado son seguros para usar. Sin embargo, algunos geles blanqueadores y kits provocan sensibilidad dental, irritación de encías y erosión del esmalte.

¿Los resultados del blanqueamiento duran para siempre?

No necesariamente. Los resultados de los tratamientos en el dentista son duraderos, pero lentamente los dientes se mancharán otra vez. Además, los resultados que obtiene de los productos de blanqueamiento de dientes sólo podrán durar de seis meses hasta un año. Por eso es fundamental mantener una buena higiene bucal para conservar los dientes siempre saludables.

¿Las pastas dentífricas blanqueadoras son efectivas?

Ellas pueden blanquear los dientes porque contienen abrasivos suaves que friegan las manchas superficiales de los dientes. Algunas contienen agentes químicos pulidores que hacen que los dientes sean más brillantes. Sin embargo, estos resultados no son para siempre.

¿El tratamiento puede dañar los nervios de los dientes?

Si el paciente frecuenta un dentista cualificado que utiliza los químicos correctamente, el tratamiento no causará problemas. Sin embargo, hay normas vigentes que garantizan que la cantidad de químicos utilizados durante el blanqueamiento sea leve lo suficiente como para no causar daño a las piezas dentales, por lo que podría tardar dos o tres tratamientos antes de que los dientes se tornen completamente blancos.